Skip navigation
Home Noticias
imagen frio

La Importancia de la Cadena de Frío en la Seguridad Alimentaria y el Desarrollo Económico

25.06.2024

Un estudio reciente ha calculado que el 20% de todos los alimentos cosechados se desperdicia antes de llegar al mercado. En el mundo en desarrollo, esta cifra es mucho mayor: entre un tercio y la mitad de la cosecha. Aunque casi la mitad de la producción total de alimentos en el mundo se beneficiaría de la refrigeración, solo la mitad de esa mitad entra realmente en la cadena de frío. El vínculo con el segundo objetivo, el hambre cero, es obvio, pero hay un factor más sutil que también actúa.

En 2015, algo más del 50% de la población mundial vivía en ciudades, y otro 25% en suburbios y pueblos más pequeños. A finales de siglo, más del 85% de la población vivirá en ciudades, más del doble de la población urbana actual. Todos estos habitantes de las ciudades no cultivarán sus propios alimentos ni intercambiarán con sus vecinos. Vamos a necesitar un aumento significativo de la capacidad de la cadena de frío con respecto a su estado actual, especialmente en las regiones que actualmente están subdesarrolladas. La mitad del aumento de la población urbana tendrá lugar en África. Algunas partes de ese continente ya están bien atendidas con instalaciones de procesamiento, almacenamiento y distribución post-cosecha, pero queda mucho por hacer. Más cerca de nosotros, hay una enorme necesidad de mejorar nuestra actual y envejecida infraestructura. Un control más estricto de la temperatura para mejorar la vida útil, un mayor rendimiento para reducir los costes de funcionamiento y una mayor flexibilidad para hacer frente a cambios repentinos en el mercado (como la aparición de una pandemia mundial) son todas las áreas que requieren más inversión y desarrollo.

Y aún hay más complejidad. El hambre cero es clave para garantizar la buena salud y el bienestar (el tercer objetivo). La seguridad alimentaria, otra faceta de una cadena de frío robusta, es también un factor de bienestar: eliminar la preocupación sobre la procedencia de la próxima comida. Esto requiere la capacidad de transportar mercancías a través de entornos difíciles y en condiciones adversas. El reciente bloqueo del Canal de Suez demuestra lo importante que es tener un plan B en la cadena.

La tercera dimensión de este cuadro proviene del primer objetivo: la no pobreza. Una cadena de frío eficaz no solo evita que los alimentos pierdan valor con demasiada rapidez, sino que puede aumentar el valor de los productos e impulsar la economía local de formas antes inalcanzables. Los alimentos pueden transportarse desde zonas con sobreabundancia y, por tanto, con un precio menor, a zonas de escasez donde se puede obtener un precio más alto. El almacenamiento de las cosechas puede garantizar que los productos estén disponibles fuera de temporada a un precio superior. La maduración controlada y el enfriamiento rápido tras la cosecha pueden mejorar la calidad del producto y aumentar aún más el precio. Es bien sabido que la mejor manera de hacer frente a la pobreza extrema, ya sea en una tierra lejana o en la calle de tu ciudad, es crear una economía viable y dar a la gente un objetivo por el que trabajar. La mejora de la refrigeración, el almacenamiento y la distribución después de la cosecha es una forma excelente de hacerlo, pero tiene que ser sobre una base amplia, ya que la consecuencia no deseada de construir una buena infraestructura en una zona podría ser, en realidad, deprimir el valor del producto en el resto del mercado, causando una reducción del nivel de vida de una parte de la comunidad.